Declaración de Independencia de los Estados Unidos



Según Hanna Arendt los europeos perdimos durante el siglo XIX el referente de la Revolución Americana, reservando nuestra estima en exclusiva a la Revolución Francesa, que pese a sus prometedores inicios rápidamente degeneró en el Terror Jacobino, máxima negación de la libertad y expresión de la demagogia populachera. Y, desde entonces, gran parte del pensamiento revolucionario europeo abrazó el ideario jacobino con el infantil pensamiento mágico de que más turbulencia y algarabía callejera iban a ser el atajo a la abolición de la pobreza y la necesidad.
 
De forma paralela, ya en el siglo XIX la "Revolución Americana", conforme los Estados Unidos se centraban en el gobierno cotidiano, iba perdiendo su frescura y presencia en la memoria de sus herederos: los gobernantes se habían vuelto 'conservadores' y pragmáticos y difícilmente podían digerir el origen revolucionario de su país. No obstante, algo de este hilo dorado ha seguido entrelazado en la conciencia de identidad americana hasta nuestros días. Por ejemplo, ya a mediados del siglo XIX surge un pensamiento libertario autóctono como el de Spooner o Tucker que busca transformaciones sociales revolucionarias, pero siempre en base a las leyes constitucionales de su país; quizá fueran quijotes pero su obra y su experiencia queda a disposición de la posteridad.

A vuestra disposición quede este corto, presentado por un Morgan Freeman en su línea, en el que a posteriori actores de diferentes colores políticos recitan los diferentes fragmentos de esta declaración. Realmente los EE UU no han sido el paraíso constitucional de los 'fathers' y tendría que pisar su suelo la reacción, la explotación moderna y el complejo militar industrial,  pero muchos de sus ciudadanos todavía custodian al final del recorrido en sus corazones ese tesoro revolucionario escondido. ¿Qué custodian los nuestros en Europa o en España?. Pregunta incómoda, por nuestro bien espero que empecemos a buscar la respuesta; dejémonos inspirar por tanto por el genio de 1776.

Platypus. 

Comentarios

Entradas populares