Solicitud de baja de Amnistía Internacional.

Sintiendo tener que haber llegado a esta situación les ruego me den de baja como  colaborador de "Amnistia Internacional". Sin dejar de reconocer y agradecer los enormes méritos y esfuerzos realizados en muchos terrenos varias cuestiones de principios me separan actualmente de sus campañas.


No se si se debe a un cambio de posición desde sus orígenes vinculados a activistas, pero actualmente entiendo que sus campañas son una mera prolongación de la política de la socialdemocracia o la izquierda política (si bien desde posturas moderadas). Y por tanto, considero que no tiene sentido seguir apoyándolos: los partidos y organizaciones tendrán sus medios de financiación; no era mi intención apoyar a una organización partidaria cuando inicié mi colaboración.

Concretando mis diferencias con ustedes: ya me resultó tendenciosa su posición en relación con el aborto, incapaz de cuestionar los dogmas "progres" y mostrando una nula empatía por la situación del ser humano en un momento de su desarrollo. Progresivamente su apoyo a la "ideología de género" gestada por ingenieros sociales ligados a la burocracia
estatal y de la ONU, sin ninguna base científica.



Particularmente hiriente me ha resultado su apoyo a los infames titiriteros que frivolizan sobre grupúsculos totalitarios como ETA, ante un infantil público inerme ante la manipulación. Todo ello financiado con los impuestos del contribuyente que son invertidos en propaganda tendenciosa de un Ayuntamiento, regido por unos individuos poco amigos de la libertad. Otro tema es la presunción de inocencia que deberá ser tenida en cuenta por el sistema judicial por supuesto. Pero eso no disminuye mi repugnancia moral ante agitadores sociales demagogos que no creen por principio en los principios y leyes del estado democrático, que con sus defectos yo asumo, así como el riesgo de errar por ello.

Que la ecuanimidad guíe sus actuaciones futuras.

Gracias.

Alberto Esparcia Barceló.

PD: También recuerdo sus propuestas de modelos económicos alternativos, que más o
menos bien intencionados no están a mi parecer dentro de las actuaciones de un grupo de la defensa de los Derechos Humanos, dada la complejidad de los sistemas económicos.

Comentarios

  1. ¡Hola! Tu mensaje me ha parecido genial. Pienso lo mismo que vos. No sé cómo darme de baja, pero si supiera manifestaría más o menos estas ideas por lo menos en lo respectivo al aborto ya que lo encuentro paradójico. Si estamos luchando por los derechos humanos de cada persona a la que Amnistía Internacional busca ayudar (razón por la cual ingresé), ¿por qué no cuestionarse el asunto de que se desvalorice la vida del niño por nacer? Mi preocupación sí está en cómo acompañar a la mujer que quiere abortar y qué hacer con los niños que no tienen un mundo que los acoja, pero yo pensaba que Amnistía tenía ese deseo que hacer de este un mundo que reciba a todos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu intervención. Quizá en un futuro se verà con horror como se practicaba el aborto sin ninguna culpabilidad y total indeferencia. Ello desde una postura constructiva que no pone en el eje la criminalización de las mujeres que se encuentran en esta desventura; se trata primero de retomar la iniciativa discursiva y desmontar el indiferentismo moral respecto del feto y el individualismo y egoismo que se percibe en el discurso abortista.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Estudios culturales y decadencia de las humanidades (por Roger Senserich)

¿Por qué no soy comunista? por Bertrand Russell