Cataluña, Escocia, Flandes ... ¿Culpa de Bruselas? (Traducción de "Nouvelle Observateur")

Según el profesor e investigador en sociología de la Universidad de Lorena Paul Dirkx, "la Unión Europea ha estimulado regionalismos" en el continente. Explicación.

Por Sarah Halifa-Legrand

Publicado el 18 de noviembre de 2017

Profesor e investigador en sociología en la Universidad de Lorraine en Nancy, Paul Dirkx analiza el auge del separatismo catalán, escocés, flamenco como evidencia de un debilitamiento de los estados miembros de la Unión Europea. Según él, Bruselas ha contribuido a estimular la autonomización de las regiones mediante el aumento de sus competencias.

Entrevista.

A lo largo de la crisis catalana, Bruselas se ha mantenido sorda a los llamamientos a la mediación de los separatistas catalanes. Pero esta posición de firmeza enmascara una paradoja porque la propia construcción europea contribuiría a legitimar una cierta autonomía de las regiones. ¿Qué quiere decir ?

Dado que los Estados miembros de la UE son soberanos en todo lo que sucede dentro de sus fronteras, obviamente, Bruselas no está involucrada en sus conflictos internos, no fomenta abiertamente regionalismos. Porque los Estados-nación lo percibirían como interferencia.

Pero, de hecho, Bruselas ha estimulado regionalismos a través del estímulo indirecto e implícito. Le daré dos ejemplos. Primer ejemplo: el Comité de las Regiones, el CDR o el CDR. Esta institución, que se estableció con el Tratado de Maastricht, trabaja para la regionalización profunda de Europa. No se publicita en absoluto, sin embargo, esta asamblea de regiones ocupa la cuarta posición en el aparato europeo después del Consejo de Ministros, la Comisión y el Parlamento. Algunos sueñan con convertirlo en un Senado de las regiones. Todo lo que compete al nivel regional se delega a esta asamblea para simplificar la toma de decisiones europea.

Segundo ejemplo: el principio de subsidiariedad en el que se basa la construcción europea. La idea es que si se puede hacer algo en un nivel X más eficientemente que en un nivel Y, se debe otorgar la competencia en el nivel X. Ahora, el principio de subsidiariedad es una manera de despojar a los Estados-nación . La construcción de la máquina supranacional europea se hizo a través de este principio al colocar a las pueblos ante el hecho consumado de unos Estados-nación cada vez más privados de las competencias nacionales. Hoy, cuatro de los cinco principales fondos de subvención europeos van íntegramente a las regiones. Alrededor del 65% de estos fondos van directamente a las regiones.

En resumen, la Unión Europea está presionando para una regionalización cada vez mayor sin decirlo abiertamente y sin que la opinión pública se den cuenta.

Pero, ¿tiene interés la Unión Europea en que prolifere el separatismo?

No, porque Bruselas no tiene interés en que aparezcan nuevos estados nacionales. El separatista catalán Carles Puigdemont no tiene nada que esperar de Bruselas porque la Unión Europea no quiere nuevos estados nacionales ya que su objetivo es precisamente neutralizar a los llamados estados-nación, para asegurarse de que la decisión ya no sea en este nivel, sino a nivel europeo con sus 250 regiones. Pero los diversos regionalismos son, sin embargo, un pan bendito para el legislador europeo.

Sin embargo, los federalistas europeos de la primera hora nunca hubieran creído posible que los identitarios, muy mal vistos especialmente al final de la guerra, sirvieran a la causa europea. Y a la inversa, los separatistas han sido sospechosos por mucho tiempo e incluso hostiles a la UE. Los separatistas de izquierda (por ejemplo, los catalanistas antifranquistas) han estado en el pasado en contra de esta Unión Europea, que percibieron como una gran máquina estatal parecida a Madrid, hasta que se dieron cuenta en los años 90 con el Tratado de Maastricht, que se comprometió a despojar a los Estados nacionales de algunas de sus habilidades, que, por el contrario, la UE fue una gran carta para jugar contra Madrid. Fue en este punto que los diversos regionalismos separatistas se dieron cuenta de que era mejor instrumentalizar la UE que oponerse.

Como resultado, podemos ver a los nacionalistas escoceses sosteniendo discursos marxistas sobre el cinismo de Bruselas y aplaudiendo la construcción europea con ambas manos. Algunos, como los nacionalistas flamencos, sin embargo siempre han reclamado a Europa: su credo es decir que en referencia a su identidad regional les permitirá construirse mejor como europeos haciendo la economía de nivel belga considerada artificial. En Bélgica, el N-VA tiene en sus estatutos el primer artículo: "nuestro partido trabaja para una república flamenca independiente dentro del marco de Europa".

La mayoría de los independentistas ¿Se ha convertido en europeistas hoy en día?

Sí. Los escoceses, los catalanes, los flamencos, los lombardos, los venecianos, los vascos. Todos afirman ser eurófilos. Si Puigdemont vino a Bruselas, es también para mostrar su Eurofilia, para decir: "los verdaderos europeos somos nosotros". Todos estos separatistas juegan muy bien tanto en los tableros europeos como en los identitarios. Ellos adoptaron una doble lógica liberal y étnica. Una lógica "etnoliberalista". Le apelan a su billetera al mismo tiempo que apelan a sus raíces, su historia, su orgullo ... ¿Está la jacobina Francia a salvo de este regionalismo según usted? El país menos seguro es Francia. Solo porque vivimos en una pequeña nube jacobina durante tanto tiempo que este proceso de destrucción del estado-nación parece imposible. No estamos en guardia. Sin embargo, mire lo que ha sucedido desde Raffarin y la transformación de la descentralización en regionalización en debida forma. También hemos ido delegando a nivel regional. Córcega, Bretaña ... e incluso Occitania. Todo esto retroalimenta antiguas reclamaciones. Y eso puede ir muy rápido.
¿La solución federal propuesta por los socialistas españoles para la crisis catalana no es el remedio correcto según usted?
Ante la falta de legitimidad del nivel nacional ante los catalanistas y el nivel regional a los ojos de los nacionalistas españoles, proponen introducir una nueva dosis de subsidiariedad con el federalismo.La mayoría de la fracción socialista en el Parlamento Europeo está cada vez más conquistada por esta idea. pero una vez más, el sistema se basa en este principio de subsidiariedad. El presidente del N-VA, el independentista flamenco Bart De Wever, habla de un proceso de "evaporación" del Estado-nación.

¿Estás de acuerdo con esta tesis?

Sí. Hablando de Bélgica, habla sobre lo que está sucediendo en otros lugares de Europa también. Sin embargo, durante algunos años, hemos sido testigos de un movimiento inverso de retirada al estado-nación con el aumento del populismo y el rechazo de la Unión Europea ... Esto es una consecuencia de la política europea. Así mismo la regionalización es una consecuencia, pero deseada e institucionalizada, de las políticas europeas. Para resumir muy poco, Marine Le Pen y los nacionalistas corsos reaccionan a esta transformación, a esta revolución silenciosa, pero de manera opuesta.

¿Qué te hace decir que es la tendencia separatista la que prevalecerá sobre la tendencia de la retirada nacionalista?

La extrema derecha y los derechas nacionalistas nostálgicas no tienen más palancas para afirmar su posición, mientras que los nacionalismos locales, provinciales, tienen muchas herramientas que les da la Unión Europea. Y me temo que es demasiado tarde. Cuando veo las pocas reacciones provocadas por la regionalización en Francia, hay mucho que temer que los reflejos de identidad crezcan en cada región. No estoy diciendo que los separatistas ganarán, que podrán obtener lo que quieren, es decir, estados nacionales en buena posición. Porque, repito, este no es el deseo de la Unión Europea. Pero podemos imaginar que terminaremos teniendo una máquina europea bien engrasada con una bandera y un himno y luego todos pueden tener su orgullo en una especie de milhojas, en un "Yo soy a la vez", bretón y europeo, vasco y europeo ...

Pero una democracia, necesita un pueblo; si los franceses ya no pueden dar su opinión sobre las políticas de capacitación de los jóvenes, las políticas fiscales, etc., entonces no tendrán nada de pueblo. Si no es más que un pueblo francés que puede cantar la Marsellesa y eventualmente decir que acordamos enviar tropas a Mali, bueno, ya no tendremos democracia francesa. Estamos siendo testigos de una revolución silenciosa que plantea un verdadero problema democrático. Una fragmentación de Europa que nadie ve venir.

Entrevista de Sarah Halifa-Legrand


Comentarios

Entradas populares de este blog

Solicitud de baja de Amnistía Internacional.

Estudios culturales y decadencia de las humanidades (por Roger Senserich)

¿Por qué no soy comunista? por Bertrand Russell